OUT RUN (1986)
Una generación al completo, aprendió a conducir con este Ferrari descapotable. La demanda del juego hacía casi imposible jugar muchos días.










SNOW BROS (1990)

Había quien tenía miedo de los dos protagonistas del juego, dando la razón a estas 10 películas de miedo que, a pesar de los años, siguen generando traumas. Si matabas a todos los enemigos de un solo bolazo, te caían billeticos de 10.000 dólares.






STREET FIGHTER 2 (1991)
El juego de Capcom lo cambió todo. Lo complicado no era pasárselo, sino hacerlo con cualquier personaje. Por cierto, su adaptación televisiva fue tan penosa, que la incluimos en nuestras 10 pelis nefastas que debes ver antes de morir.




PAC MAN (1980)
¿Hay alguien en el mundo que no haya jugado alguna vez al Pac-Man en cualquiera de sus modalidades?





GOLDEN AXE (1989)
Un enano, un guerrero y una amazona... ¿a quién te pedías? Sí, todos odiábamos a los esqueletos porque saltaban.



MORTAL KOMBAT (1992)
Su Finish him y sus Fatalitys dieron un nuevo sentido a lo que era violencia en los videojuegos. Tomó el relevo de Street Fighter y fue digno sucesor


SUPER PANG (1990)
Te divertías y viajabas por el mundo: ocio y geografía. No, nunca coló para que algún padre diera 25 pesetas más para otra partida, pero estaba bien intentarlo.



TETRIS (1984)
El juego más simple, y el más exitoso. Aleksei Pazhitnov es el ruso responsable de que millones de personas hayan perdido trillones de horas con este vicio llamado Tetris.


SHINOBI (1987)
Plataformas clásicas pero con el punto ninja que, seamos sinceros, nos encanta. Los niveles de bonus, en los que lanzábamos shurikens, eran tan adictivos como imposibles.



TOKI (1989)
No sólo se llevan a tu novia, sino que te convierten en mono. Tremenda aventura la que presentaba Toki, eso sí, con un nivel de dificultad extraordinario. Cuenta la leyenda que alguien rescató a la novia alguna vez.



GHOST AND GLOBLINS (1985)
Según varias webs especializadas, éste es el juego más complicado de la historia. Y estamos de acuerdo con ellas. Había partidas que te duraban 2 minutos contados.


DOUBLE DRAGON (1987)
La estética USA de los 80 más macarras, plasmada en un videojuego de mamporros por doquier, con cadenas, bates, bidones... ¿Cómo no iba a triunfar?



ARKANOID (1986)
Otro juego con excusa: desarrollar las habilidades cognitivas, psicomotrices y los reflejos a corto plazo. No colaba. Sólo nos daban para una partida.



CADILLAC AND DINOSAURS (1993)
Con unos gráficos más que aceptables para la época, este juego, muy al estilo de Double Dragon, metió una curiosa novedad: dinosaurios en las tropas enemigas. Ojo, algunos con metralletas.


COMMANDO (1985)
Este shoot'em up parece simple pero marcó la pauta para los juegos venideros y se convirtió en una referencia del género.


GALS PANIC (1990)
El juego de los picarones. La idea no puede ser mejor: intentar cubrir el 80% de la pantalla con tu dibujo y, si ganas, verás un dibujo de contenido erótico mínimo pero un mundo para un teenager hormonado. Bien jugado, Kaneko.




METAL SLUG (1998)
Aquí ya hablamos de finales de siglo, con gráficos más que decentes y una historia con un guión simple: balas, bombas, cañones, tanques... No apto para cardiacos


SPACE INVADERS (1977)
El juego de juegos. Aprovechando el tirón de Star Wars, Taito lanzó es videojuego que arrasó en medio mundo y, se comenta, le reportó unos beneficios netos de... 450 millones de dólares de hace 40 años. Ojo con eso.


SUPER MARIO BROS (1983)
Mario y Luigi empezaron hace más de 30 años y ahí siguen, comiendo setas, rescatando princesas y, últimamente, volando y mutando. Cómo hemos cambiado, ¿Verdad?





TEHKAN WORLD CUP (1985)
El nombres suena un poco raro, pero la foto no engaña. Sabes qué juego es. Ése en el que sólo podías meter gol de dos formas contadas, pero que tenía a todos los futboleros enganchados


TEKKEN (1994)
Uno de los primeros juegos en 3D que llegó al público en general, cayó de pie y, 22 años después, sigue siendo un referente del sector.


WILLOW (1989)
Al igual que la película, el juego nos presentaba una historia interesante, con unos gráficos tremendos para la época y con la opción de manejar a Willow o a MacMardigan. ¿No recuerdas la película?


WONDER BOY (1986)
Otro clásico de las plataformas que llegó a tener hasta cinco secuelas y que está de aniversario: 30 años cumple el ya no tan Boy.


BUBBLE BOBBLE (1986)
Otro ejemplo de Taito en el que menos es más. 100 niveles, un malo final, Super Drunk, pero un camino largo y tortuoso para llegar.


BLOOD BROS (1990)
¿No te suena el nombre? Mira la pantalla y recuerda ese juego de un indio y un vaquero que, con una mirilla, apuntaban antes de disparar a los malos. Fue breve pero intenso su paso por nuestras vidas.






top