El Alaska SeaLife Center (ASLC) ha anunciado el desarrollo de un sistema que permite aprovechar el agua de mar de la zona, en Bahía Resurrección, para calentar las instalaciones gracias al sorprendente uso del dióxido de carbono(CO2) como refrigerante.

Este logro en el que han trabajado siete años hace que sea posible cubrir el 98,8% de las necesidades de calefacción de esas instalaciones de más de una hectárea sin necesidad de usar combustibles fósiles y hacerlo además aprovechando el CO2 que hará que precisamente la emisión de gases de efecto invernadero se reduzca de forma drástica.

Ventajas medioambientales evidentes

Según los responsables de la ASLC esta instalación -la primera de su clase en Estados Unidos- será capaz de ahorrar 15.000 dólares al mes en la factura energética, además de lograr una reducción de 560.000 kg anuales de emisiones de carbono en comparación con el sistema que utilizaban hasta ahora para este propósito.
Hp1
El sistema ha sido diseñado por YourCleanEnergy, y cuenta con una bomba de calor que hace uso del CO2 como refrigerante a través de un ciclo transcrítico. Esta creación permite impulsar el agua de mar para calentar las instalaciones, devolviendo agua de mar refrigerada al océano.
El uso del CO2 como refrigerante es singular y hace que se haya podido sustituir el refrigerante sintético R-134a que tenía cierto potencial de crear gases de efecto invernadero, y su puesta en marcha ha logrado que como afirmaba Tara Riemer, la CEO del ASLC, "estamos beneficiando al medioambiente y ahorrando dinero en un momento en el que ambos factores son críticos".

Fuente: Xataka



top