¿La imaginación es una abertura por donde puede alguien colarse al futuro? A veces pareciera que es así. Cyrano de Bergerac y Julio Verne son dos ejemplos enigmáticos de cómo puede llegar un punto en el que la creatividad se acerca al don profético –¿o es que quizá el orden es a la inversa?, ¿son creativos porque de algún modo vieron el futuro?


Esto no se puede saber y, a cambio, sólo tenemos la especulación… y algunos casos en los que estos atisbos sorprenden nuestra idea habitual sobre la continuidad del tiempo.
Compartimos ahora estos cinco ejemplos, cuyas ilustraciones hemos tomado del sitio The Vintage News.

Aspiradoras
800px-France_in_XXI_Century._Electric_scrubbing
Una de las ilustraciones que Jean-Marc Côté y otros ilustradores franceses realizaron a finales del siglo XIX y principios del XX con motivo de la Exposición Universal de 1900 en París. En esta vemos una “fregadora eléctrica” que si bien no tiene el aspecto de una aspiradora como las que ahora conocemos, sin duda cumple una función que quizá no era fácil imaginar hace 100 años.

Videollamadas
800894cb69a84623d1867f777626b89b
Esta ilustración data de 1930; sin embargo, la escena guarda una semejanza notable con las videollamadas que ahora pueden realizarse con prácticamente cualquier gadget portátil.

Automóviles teledirigidos
503fd7d763efa
Hace unos años Google anunció algunos avances en su programa de transportes teledirigidos, específicamente automóviles de uso urbano equipados con tecnología de conducción autónoma. En 1940, la revista Popular Science anticipó en su portada dicha invención.

Visor de realidad virtual
Hugo_Gernsback_1963
Esta imagen fue tomada en 1963 para la revista LIFE. El hombre del retrato es Hugo Gernsback, inventor, editor y escritor, considerado por muchos el “padre de la ciencia ficción” por obras que lo equiparan a otros precursores fundamentales como H. G. Wells o Julio Verne (los premios más importantes del género llevan el nombre "Hugo" en su honor). En la fotografía Gernsback porta un dispositivo que alguna vez imaginó para alguna de sus historias, el cual permitiría ver televisión e interactuar con la pantalla a una distancia más bien próxima y personal. Bastante parecido a los modernos visores de realidad virtual, ¿no?

Salón de clases digital
computopia_1
Con el surgimiento y primer auge de los sistemas computacionales emergieron también fantasías como esta de un salón de clases completamente tecnologizado, desde la pizarra hasta las prácticas correctivas (las cuales, por cierto, parecen no cambiar en la episteme humana a pesar de los avances técnicos). El dibujante japonés Shigeru Komatsuzaki realizó esta ilustración en 1969 para la revista japonesa Computopia.

Fuente:PijamaSurf


top