Poder destruir cualquier virus es uno de los grandes sueños de la ciencia.
 %image_alt%
Sin embargo, como cualquier gran objetivo que se precie, no es nada fácil acabar con una enfermedad y mucho menos con una gran multitud de enfermedades causadas por seres microscópicos que, según las leyes de la vida, ni siquiera podrían catalogarse como seres vivos como tal:





El virus de la gripe, el virus del ébola, el virus del Dengue o elChikungunya o el famoso virus del Zika… Todos causan enfermedades problemáticas, y por ello intentamos librarnos de ellos. Ahora, gracias a los investigadores de IBM y el Instituto de Bioingeniería y Nanotecnología de Singapur es posible que estemos más cerca de ello. Al menos, según los resultados publicados en la revista Macromolécules: Hay algo que todos los virus hacen igual, y los investigadores creen tener la molécula definitiva para tratar y destruir cualquier virus.


Una molécula con potencial para destruir cualquier virus
virus_influenza


Como ya sabéis, cada virus es diferente. Incluso una misma cepa de virus puede mutar y cambiar de un año a otro (como sucede con el virus de la gripe y su necesidad de una nueva vacuna cada año). Sin embargo, los investigadores creen que debe haber algo que compartan todos y cada uno de los virus, y que eso puede utilizarse como tratamiento. En este caso los científicos han ignorado lo que siempre se tiene en cuenta para luchar contra los virus: El ARN y el ADN viral, ya que estas moléculas portadoras del material genético cambian y mutan con facilidad. Esta vez se han dirigido contra un material llamado glicoproteínas, que son los compuestos que forman la parte exterior de todos los virus y les ayudan a pegarse a las células del organismo que infectan; las cuales se encuentran en todos los virus conocidos. Sabiendo esto, los investigadores crearon unamacromolécula que, esencialmente, es una molécula gigante hecha de unidades más pequeñas, las cuales pueden luchar contra los virus de varias formas. En primer lugar, la macromolécula es capaz de atraer los virus que utilizan cargas electrostáticas y, una vez que están cerca, la macromolécula se une a los virus y evita que estos se unan a células sanas; posteriormente, neutralizan sus niveles de acidez, evitando que puedan replicarse. Además, la macromolécula contiene un azúcar, la manosa, capaz de unirse a células del sistema inmune humano y provocando que se acerquen más rápido a los virus para erradicar la infección más fácilmente.

Una macromolécula para destruirlos a todos

macromolecula_virus

 Para comprobar el potencial de esta sustancia, los investigadores probaron el tratamiento con algunos virus, incluyendo el Ébola y el Dengue, y no decepcionó. La macromolécula se unió a la superficie de los virus y redujo su número; por su lado, la manosa impidió que los virus infectasen células inmunes.
Fuente:Omicrono
top