El macabro hallazgo corrió por cuenta de la policía de frontera coreana, que por primera vez, en 2012, dio con el contrabando de 17 mil cápsulas que contenían carne humana en su interior.


Cuando las autoridades enviaron las cápsulas incautadas a un laboratorio, para saber si se trataba de tráfico de estupefacientes o medicamentos ilegales, pudieron enterarse de que el contenido correspondía en un 99.7 por ciento a carne humana.

Concretamente, las cápsulas estaban repletas de carne de bebés humanos. Las investigaciones llegaron hasta China, en donde cierta creencia popular adjudica a estas cápsulas un poder vigorizante y efectos milagrosos para la cura de cualquier enfermedad.

Dada la localización de una importante colonia china en Corea del Sur, con suficiente poder adquisitivo como para comprarlas, los contrabandistas asumieron el riesgo de intentar ingresar las cápsulas a través de la frontera.

Los cuerpos de bebés y niños fallecidos son provistos al mercado negro por personal inescrupuloso, generalmente de hospitales y morgues, que congelan los cadáveres para más tarde procesarlos, deshidratándolos y triturándolos, hasta transformaros en polvo.

Si bien este tipo de actividad se ha visto afortunadamente reducida, se teme que el número de casos esté aumentando en el mercado negro de Internet.

Fuente:TuHistory
top