¿Hay vida después de la muerte? Esta es la pregunta que miles de millones de personas se hacen. Y no es para menos, ya que muchos individuos que han estado al borde de la muerte o clínicamente muertos han informado haber experimentado experiencias extrañas. Estos informes van desde experiencias fuera del cuerpo hasta un túnel de luz, una sensación de bienestar, alivio del dolor, y visiones de seres queridos fallecidos.


Y aunque muchas de estas historias cercanas a la muerte han sido descritas como experiencias maravillosas, otros han tenido un destino muy diferente: un lugar oscuro, donde reina la maldad, el caos y la desesperación. Estamos hablando del mismísimo infiero.

Experiencias reales en el infierno

Desde principios de 1970 hay informes sobre experiencias cercanas a la muerte (ECM) llamando la atención de científicos, psiquiatras y psicólogos. Con el tiempo, comenzaron a realizarse estudios y comprobaron que, aunque algunos dijeron haber estado en un lugar realmente placentero, otros visitaron lo que puede ser conocido como el infierno. De acuerdo con un libro de 1978 escrito por el Dr. George G. Ritchie “Regreso de Mañana (Return From Tomorrow)”, su experiencia cercana a la muerte no fue una agradable. El Dr. Richie sirvió en la Segunda Guerra Mundial, cuando de repente sufrió una grabe neumonía.

Fue trasladado a un hospital militar y finalmente fue declarado clínicamente muerto. Cuando los médicos consiguieron revivirlo nueve minutos más tarde, el Dr. Richie describió su ECM. Dijo que su experiencia fue aterradora, mientras estaba muerto deambulaba por una ciudad cuando se encontró una “misteriosa figura” que lo guió a través de lugares tenebrosos. El doctor y la misteriosa figura fueron a un bar donde había personas comiendo, bebiendo y fumando. Poco después, todos los presentes comenzaron a luchar entre sí como si estuvieran en una batalla. Pero también presenció abusos sexuales, perversiones que nunca había visto ni pensado que pudiesen existir.

Pero el Dr. Richie no ha sido el único en experimentar este tipo de aterradoras experiencias. Uno de los casos más conocidos fue el de Veronika-Ulrike Barthel, una mujer que fue golpeada por un rayo, mientras conducía su coche en 1981. Ella describió su terrible y aterradora ECM. Vio criaturas más aterradoras que las representadas en las películas de terror. También vio soldados marchando junto a ella, y en medio de ellos había personas que gritaban de dolor. Según Veronika, en ese lugar no podía respirar, a causa del terrible olor. Pero cuando estaba a punto de regresar de nuevo a nuestra realidad, llegó a un lago, que se parecía a la parte interior de un volcán, donde las personas estaban sufriendo a causa de un gran dolor.

Y posiblemente la experiencia más controvertida fue la de Bill Wiese quien aseguró haber estado en el mismísimo infierno 23 minutos durante su ECM, logrando regresar con los vívidos detalles grabados en su memoria. En su libro “23 Minutos en el infierno (23 Minutes in Hell)”, Wiese describió como entró en una celda llena de bestias feroces, quienes lo atacaron sin piedad. Mientras duró toda su terrorífica experiencia también oyó gritos que procedían de las paredes de todo a su alrededor y que eran de personas que estaban siendo torturadas de manera similar. Cuando regres´p a la vida, pasaron 23 minutos.

Más allá de una simple experiencia

La gente que asegura ir al “infierno” durante una experiencia ECM dicen experimentar sentimientos intensamente dolorosos. Un ECM infernal contiene miedo extremo, pánico, ira y también puede contener visiones de criaturas demoníacas. En otras ocasiones las personas se encuentran con entidades demoníacas en un lugar de fuego, junto con aterradores gritos y olores como la carne quemada.

Algunos expertos en el tema creen que en el momento en que una persona deja su cuerpo durante la muerte, accede a una frecuencia vibratoria de la energía. Sin embargo, lo que se encuentra en este lugar no corresponde en su mayor parte a lo que son capaces de responder.


Cuanto más pesadas sean las vibraciones más se acercan a lo que la mayoría de gente llama “infierno” y que consisten en formas negativas o bajas de pensamiento que residen en las proximidades del plano terrestre. Es ahí donde se ocultan nuestros sentimientos más oscuros, como obsesiones, adicciones, miedos, culpas, rabia, remordimientos, autocompasión, arrogancia, resentimientos, etc…

“El individuo se introduce en un vacío sin sentido, que a veces incluye un sentimiento de desesperación que la vida tal como la conocemos no sólo ya no existe, en realidad nunca existió y sólo fue una broma cruel, una ilusión. El individuo se siente condenado a pasar la eternidad en un vacío sin sentido”, explica Chris Carter en su libro “La ciencia y la experiencia cercana a la muerte: cómo la conciencia sobrevive a la muerte (Science and the Near-Death Experience: How Consciousness Survives Death)”.

La motivación para el cambio

Pero no queremos acabar esta publicación con una connotación negativa. Después de experimentar un ECM infernal, las personas vuelven a su vida terrenal poderosamente motivados para cambiar sus vidas de manera positiva. Estas personas sienten una fuerte necesidad de modificar radicalmente su anterior estilo de vida. Recientes estudios han encontrado que este tipo de ECM’s son tan poderosos instrumentos de cambio que muchas personas se ven obligadas a someterse a una terapia psicológica para encontrar la manera de encarar sus vidas.

¿Has tenido alguna ECM infernal? ¿Explícanos tu experiencia?


RT

top