El estándar laboral en el mundo son 40 horas a la semana, 8 al día, en una semana de 5 días. Si bien existen obviamente variaciones y sociedades que tienen jornadas más o menos cargadas, esto se acepta como medianamente sano. En la práctica, claro que muchas personas acaban trabajando mucho más que esto, especialmente en la clase media y baja. Esto, sin embargo, según la ciencia podría ser un problema.




De una serie de investigaciones se pueden inferir los siguientes puntos:

-Trabajar más de 10 horas al día está asociado con un 60% de incremento en problemas cardiovasculares.

-10% de las personas que trabajan más de 50 horas reportan que esto les afecta en sus relaciones; cuando es más de 60 horas esto sube al 30%.

-Trabajar más de 40 horas está asociado con un incremento en consumo de alcohol y tabaco.

- Estudios muestran que después de 50 horas, el trabajo que se realiza suele ser deficiente.

- Sólo 23% de las compañías con horarios de trabajo normales tiene un nivel de ausencias superior a 9%; esta cifra escala a más de 50% de las compañías cuando se tienen jornadas laborales de más horas.

Y las estadísticas abundan: hay más lesiones, enfermedades, fatiga, estrés, etc. Es decir, al vivir para ganar más dinero o ser explotado por los sistemas corporativos se pone en riesgo la salud, de alguna manera eligiendo lo monetario por sobre el bienestar.


Dicho todo eso, creemos que el énfasis no debe estar sólo en la cantidad de horas sino en la calidad y en las condiciones de trabajo. Una persona que trabaja en un proyecto que le gusta y además lleva una vida sana --no consume sustancias para trabajar, medita, tiene una vida social, etc.-- puede seguramente dedicarle por temporadas más de 40 horas a su trabajo sin muchos problemas.


Fuente:PijamaSurf
top