Corea del Sur ha iniciado un programa piloto que ha instalado luces en asientos para embarazadas que se activan usando Bluetooth.





Es bien sabido que en el transporte público hay ciertas personas que tienen preferencia para sentarse; personas mayores, con algún tipo de minusvalía, o mujeres embarazadas deberían ser las primeras que puedan sentarse, por razones obvias. Bueno, digo que es obvio, pero la realidad es que para mucha gente no lo es. La realidad es que muchas embarazadas tienen que hacer el viaje de pie, con el peligro que conlleva para su bebé y para su cuerpo, porque hay demasiada gente que “pasa del tema”, o simplemente que no es lo suficientemente consciente de su entorno como para darse cuenta.

Así funcionan las luces en asientos para embarazadas

Es trágico que sea necesario inventar nuevas tecnologías para que hagamos algo que debería ser de sentido común, pero esa es la situación, y por eso la ciudad de Busan en Corea del Sur ha iniciado este programa piloto, llamado Pink Light.


pink light embarazada 3

 Para apuntarse al programa basta con obtener un pequeño “chivato” que es posible llevar en los bolsillos, en el bolso, o como un llavero, en una de las estaciones de metro y tren participantes. Cuando montemos en el tren, observaremos que hay asientos con luces de color rosa.
  pink light embarazada 2

Si nos acercamos a esas luces con el chivato, se encenderán e indicarán a la persona que está sentada que debería dejar libre el asiento. No es una obligación, y todo sigue dependiendo de la buena voluntad del que ya está sentado, pero la idea es que este sea un método más discreto y directo de pedir el asiento.
  pink light embarazada 4


Es cierto que a veces puede ser difícil saber si realmente una mujer necesita o quiere el asiento. Es muy posible que te estés pasando de educado, y hay gente que se puede ofender de que asumas cosas por tu parte. Y si te confundes y crees que una mujer está embarazada y en realidad sólo tiene algo de sobrepeso, la vergüenza es mayúscula. Creedme, como persona introvertida y algo torpe que soy, he pasado por todo eso en mi vida.

La solución que sólo empeora el problema

Pero no puedo sino preguntarme, ¿realmente hace falta tanta tecnología para solucionar un problema que se soluciona hablando como personas adultas? Reconozco que muchas mujeres no quieren ir por ahí convirtiéndose en el centro de atención por su embarazo, y que por eso esta puede parecer una buena idea para limitar la comunicación al mínimo, pero¿realmente es la solución una llamativa luz rosa que se va a ver en todo el vagón? ¿No estamos consiguiendo lo contrario, que todas las miradas se posen en la mujer?

  pink light embarazada 5

 Por no hablar del uso potencialmente abusivo de esta tecnología. Quién tiene prioridad, ¿una mujer embarazada de unas pocas semanas, o una persona minusválida? Este sistema no tiene en cuenta estas situaciones, y automáticamente la persona que no se levanta al ver la luz recibirá el juicio de los demás presentes en el vagón.

  pink light embarazada 6

 En Reino Unido implantaron una solución similar, si bien no tan tecnológica: un pin con las palabras “Bebé a bordo”, que las mujeres embarazadas pueden llevar para conseguir asientos con más facilidad; o al menos esa era la idea, pero a la hora de la verdad muchas mujeres se han quejado de atraer atención innecesaria del resto de viajeros.



Si un pin atrae tantas miradas que puede resultar incómodo, no me quiero ni imaginar cuando enciendas luces rosas a tu paso. Este parece ser uno de esos casos en los que alguien ha pensado demasiado tiempo en solucionar un problema que no necesita solución, o al menos no tecnológica. Basta con no ser un maleducado, pero claro, eso es más difícil que instalar una lucecita rosa.


 fte:Omicrono
top