En este capítulo de Dragon Ball creado por aficionados podemos ver lo que pasa cuando Internet se pone de acuerdo en algo.



No creo que haga falta contarte de qué va Dragon Ball, ¿verdad? Es probablemente la serie animada más popular de todos los tiempos, traspasando las fronteras de su país natal y triunfando en todo el mundo, especialmente su secuela Dragon Ball Z.

Así que no es de extrañar que, en cuanto haya la más mínima oportunidad de homenajearla, todo el mundo se apunte. Es lo que ha conseguido el proyecto Seven Star Reanimate, que ha reunido a cientos de artistas para volver a animar un capítulo de la legendaria serie.

Disfruta de este capítulo de Dragon Ball creado por aficionados

En concreto se trata del octavo capítulo de la primera temporada, en el que Goku y Chi-Chi (Milk en latinoamérica) buscan al maestro Roshi para conseguir el abanico Bashō Sen y así apagar los fuegos del monte Frypan. Por supuesto, nada sale como esperaban, pero a cambio podemos disfrutar de una de las (contadas) escenas en las que el maestro Roshi realmente parece alguien admirable.


Y por supuesto, es la primera vez que vemos el Kame Hame Ha, el ataque que mejor representa a toda la serie, copiado y parodiado hasta la saciedad.

Este tal vez también se puede considerar el episodio en el que la serie empieza a encontrar su lugar; en los primeros capítulos la aventura tenía más importancia que las artes marciales, mientras que este es el primer capítulo en el que se hablan de técnicas de combate, de disparos de energía y en definitiva, de la base de lo que será la serie a partir de la segunda saga, dedicada al Torneo de Artes Marciales





Así que es una buena elección de capítulo para que este proyecto lo adapte a su manera. Cada artista ha dejado impresa su marca en los diferentes cortes que forman el capítulo, ya sea con su estilo particular o con pequeñas bromas que complementan a lo que pasa en la historia.


Este es un proyecto sin ánimo de lucro, así que es bonito ver que tantos creadores se hayan unido con un mismo objetivo (y tampoco envidio al editor que haya tenido que juntar todos los cortes).

Fuente:Omicrono

top