La cara del ozono que no conoces

Estamos acostumbrados a relacionar el ozono con esa capa mágica que nos protege de las radiaciones dañinas procedentes del Sol y que nos estamos cargando por nuestra mala cabeza.



 
Es totalmente cierto que sin ella no podríamos vivir, pero también es verdad que mucha gente no conoce la cara menos bondadosa del ozono, pues se trata de un gas que agrandes concentraciones puede ser muy perjudicial para la salud.
Por lo general los niveles atmosféricos de Ozono no alcanzan tasas peligrosas, pero cuando las temperaturas son muy elevadas sí que deben tenerse en cuenta unas cuantas indicaciones al respecto, pues los golpes de calor no son el único posible problema de salud que podemos tener ahora que llega el verano abrasador.

¿Qué es el Ozono?

ozono (2)
 
El ozono es una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno que conforman una sustancia gaseosa a temperatura ambiente.
Es uno de los componentes principales de la atmósfera, que contiene este gas en estado puro entrelos 10 y los 40 kilómetros sobre el nivel del mar, aunque los mayores niveles se encuentran en los primeros 25 kilómetros, que conforman la estratosfera.
Su formación se debe al efecto de las radiaciones ultravioleta, que provocan la disociación de unamolécula de oxígeno (O2), dando lugar a dos átomos que inmediatamente se unen a otra molécula sin disociar, generando el O3.
Pero esa no es toda la relación que mantiene con estas radiaciones ultravioleta, ya que también se encarga de filtrar aquellas que pueden resultar perjudiciales para nuestra salud, por lo que el deterioro que está sufriendo en los últimos años la capa de Ozono puede acarrear consecuencias muy graves para el planeta.

Efectos perjudiciales del ozono troposférico para la salud

ozono-troposferico
 Y como a pesar de las afirmaciones de la sabiduría popular en muchas ocasiones lo que te mata también puede hacerte más fuerte, el ozono resulta indispensable para que podamos vivir en la Tierra, pero a ciertas concentraciones también nos podría matar.
Me refiero al caso del ozono troposférico, que se encuentra a nivel del suelo en la zona habitada del planeta, al contrario de lo que ocurre con la capa de ozono, que se sitúa en la estratosfera. El problema se debe a que es una molécula muy oxidante, que a concentraciones altas y durante tiempos de exposición prolongados puede dar lugar a síntomas como tos, irritación en la nariz y la garganta, dificultades respiratorias y malestar general.
En verano la mayor cantidad de horas de Sol hace que se eleven mucho las concentraciones atmosféricas; ya que, como os dije antes, son sus radiaciones las que dan lugar a su formación.
Por eso, es necesario hacer un seguimiento de los niveles existentes en cada momento para alertar a la población en caso de que se superen los 240 microgramos por metro cúbico.
En ese caso se desaconsejaría a los grupos de riesgo (niños, ancianos y personas con problemas respiratorios) que salieran a la calle a las horas de más calor, del mismo modo que se avisaría a toda la población de los peligros que conllevaría la práctica de actividades tan cotidianas como el deporte al aire libre.
Todo ello se complica en las grandes ciudades, ya que los gases procedentes de los combustibles fósiles son la principal fuente de formación del ozono troposférico. Por eso,  una de las principales medidas para evitar estas situaciones es estableciendo normas como la restricción de horas de tráfico.

 Fuente:Omicrono
top