Los robots que limpian Fukushima están muriendo


Los robots encargados de encontrar materiales radiactivos y limpiar Fukushima tampoco tienen las cosas fáciles en ese entorno


Se cumplen 5 años de uno de los mayores terremotos de la historia que golpeó Japón con un Tsunami con olas que superaron los 40 metros de altura.

Inmediatamente se declaró el estado de emergencia en la central nuclear de Fukushima, aunque la potencia del Tsunami que impactó contra ella dañó uno de los reactores, provocando explosiones y sembrando el pánico en la zona.

Los robots no soportan la alta radiación

Aquella catástrofe costó la vida a casi 19.000 personas y más de 150.000 hogares quedaron destruidos. Aun hoy siguen las labores alrededor de la planta e incluso los robots enviados para encontrar restos de combustible radiactivo en los reactores están muriendo por las condiciones que soportar.


Las autoridades japonesas siguen trabajando por asegurar la zona, pero la realidad es que todavía no han finalizado una “pared de huelo” subterránea encargada de evitar que las aguas subterráneas se contaminen. Hasta la fecha se han enviado ya a 5 robots para encontrar las barras de combustible fundidas que se encuentran en el interior del reactor, y ninguno de ellos ha vuelto.


Dos años para desarrollar cada robot que entra en Fukushima

La empresa que opera la planta, Tokyo Electric Power Co (Tepco) asegura que acceder al interior es “extremadamente difícil” y la fuerte radiación tampoco  facilita las cosas. Las barras de combustible se fundieron a través de los reactores y el problema es que no saben exactamente dónde se encuentran.

Tepco ha desarrollado robots especialmente creados para esta tarea, capaces de moverse bajo el agua y esquivar todos los obstáculos y amasijos de material y tuberías que hay en el interior, sin embargo, la radiación es tan alta que cuando se acercan lo suficiente ésta destruye por completo su cableado y los deja inútiles.


El problema es todavía mayor si tenemos en cuenta que cada robot se tarda en desarrollar 2 años y tienen una única función que, de momento, no pueden cumplir.

Fuente:Omicrono





top