Las denominadas luces de terremoto no son una novedad; son vistas como antesala de los sacudones terrestres desde el principio de los tiempos y, hoy, con el arribo de tecnología, es posible captarlas.

Los científicos han explicado que este tipo de luces podrían ser descritas como el aliento místico que precede al horror: el aliento de la Tierra cuando se abre, que deja en el cielo un mensaje de alarma. Aunque bello, muy similar a una aurora boreal, es el presagio de la tragedia.
Por su nombre en inglés, Earth Quake Light, la ciencia denomina a las luces de terremoto con la sigla E.Q.L. Esas luces sólo pueden ser percibidas durante la noche, cuando las condiciones físicas y de luminosidad atmosférica lo permiten.
Aunque la gente habla de ellas desde el comienzo de los tiempos, recién en 2007 un grupo de científicos profundizó su estudio, para descubrir que el origen de estas luces está dado por cargas eléctricas, generadas por los deslizamientos de suelo, en inmediaciones de las fallas geológicas.
En abril de este año, las luces fueron vistas en las ciudades de Guayaquil y Durán, antes del brutal terremoto que sacudió Ecuador, con epicentro en Pedernales, en la provincia de Manabí.


Fuente: supercurioso.com


top