Pensar en el futuro es pensar en Inteligencia artificial, y así lo están demostrando las grandes compañías del sector tecnológico. Un mundo donde todos quieren posicionarse, pero cada una lo está haciendo desde su punto de vista. Pero para poder entender estos puntos de vista, primero debemos tener claro qué es la inteligencia artificial, y cuál es la tendencia que se está marcando.



Inteligencia artificial: el concepto

Podríamos encontrar multitud de definiciones de lo que es la Inteligencia Artificial, como:

La Inteligencia Artificial es un área multidisciplinaria, que a través de ciencias como las ciencias de la computación, la matemática, la lógica y la filosofía, estudia la creación y diseño de sistemas capaces de resolver problemas cotidianos por sí mismos, utilizando como paradigma la inteligencia humana. – Wikipedia

Básicamente, sería dotar a las máquinas de cerebro, de humanizarlas lo máximo posible… con el gran fin de establecer relaciones casi humanas entre los diferentes productos o máquinas y las personas.



Este concepto es realmente difícil de alcanzar, pues hay que saber parametrizar al máximo el comportamiento humano, intentando aislarlo de los sentimientos. Pero, ¿no es dotar de sentimientos a las máquinas lo que humanizaría a las máquinas? Realmente no es así, sino que se trataría de tener tan bien parametrizado todo hasta el punto de que pareciera que la máquina se deja influir por sus propios sentimientos.

Esto genera un enorme paradigma sobre hasta dónde podría llegar esta tecnología, hasta el punto de poder disponer de cantidad de películas que tratan el tema (por ejemplo, Her).

Las grandes compañías ven en la IA el futuro

A partir de esta parametrización y humanización empiezan a surgir los agentes inteligentes como una de las interfaces del futuro más inmediato. Es por esto que las grandes empresas tecnológicas como Google, Apple, IBM, Facebook, Amazon o Microsoft están trabajando en este campo y los que permiten avanzar en la inteligencia artificial, tales como Machine learning, Deep learning, Procesamiento del Lenguaje Natural, Sistemas Cognitivos y Big Data.

Y precisamente gracias a la madurez de tecnologías como el Big Data, vemos cómo el mercado va madurando para recibir servicios basados en inteligencia artificial, lo que ha llevado a cabo que la maquinaria de las empresas se ponga a pleno rendimiento, para evitar quedar relegados cuando ésta sea el presente y no el futuro.


Algunas empresas han investigado con sus propios medios, mientras otras han focalizado su inversión en la compra de otras empresas que ya habían avanzado en estos temas. Aun así, casi ninguna se libra de haber tenido que acabar adquiriendo otra empresa menor muy especializada en el sector. Pero, ¿cómo lo está llevando a cabo cada empresa específicamente?

Apple: Siri y la compra de startups



Hablar de Apple en este asunto es hablar de Siri, ese asistente de voz con el que cada usuario de un dispositivo de la manzana puede interactuar para preguntarle casi cualquier cosa. No sólo fue uno de los pioneros, sino que también hay que reconocer que funciona con bastante fluidez. Y en ese aspecto, hay que reconocer el trabajo de Apple, que intenta que cada vez más usuarios de su plataforma lo utilicen.

Pero hablar de Apple también suele significar hablar de secretismo, a pesar de que cada vez se filtren con más antelación sus próximas novedades. Por ello, Apple no iba a quedarse simplemente en lo que Siri puede dar de sí, y muestras de ello pueden ser algunas de las adquisiciones de startups que ha hecho, como es Emotient (un intérprete) o VocalIQ (interfaz del lenguaje natural), las que demuestran que Apple podría estar desarrollando nuevos productos y/o servicios que aún no han visto la luz ni han sido filtrados.

Google: DeepMind, Google Assistant y Google Home


Y si queríamos mostrar diferentes formas de afrontar los proyectos y acometer tecnologías, no había mejor antítesis para Apple que Google, la compañía que casi siempre hace públicos sus proyectos con vistas a crear más comunidad que nadie.

Google acaba de anunciar Google Assistant, el asistente personal de Google, el cual viene para hacer competencia al resto en el sector de los agentes inteligentes, el cual ha utilizado a partir de su conocido Google Now, pudiendo entenderlo como una evolución natural.

El pequeño Google Now se hace mayor (Google Assistant)

Este anuncio no es más que el fruto de la inversión que Google ya ha hecho como por ejemplo con la compra de DeepMind:

Esta compañía es experta en Inteligencia Artificial, por lo que Google absorbió todo su conocimiento, lo que acompañado de la gran cantidad de datos que poseen de los usuarios gracias a su buscador y plataformas como Android, les permiten ser una de las empresas con más herramientas para triunfar en este campo.

A partir de ahí, le tocaba el turno a Google Home, la competencia de Amazon Echo: un asistente para el hogar que empezará a recoger datos de los usuarios en nuestro propio hogar. En este punto, Google es inteligente: quiere tenernos monitorizados totalmente. Y esto es precisamente lo que necesita la IA, tal como anunciábamos al principio: la parametrización de todo.

Tras esto, Google tiene cantidad de proyectos como Descartes o TensorFlow, que no es más que el proyecto libre que Google ha puesto a disposición de todos sobre la Inteligencia Artificial. Pero la cosa no queda ahí, pues se atreven incluso a intentar que la IA cree arte, con proyectos como Magenta o algunos proyectos y demostraciones para la IA compositora:







Microsoft: el asistente personal Cortana


Le toca el turno a Microsoft, con su asistente Cortana, un asistente personal inteligente pensado para Windows 10, Microsoft Azure y Office 365 (y próximamente en Skype), formando así la plataforma sobre la que la compañía pretende que trabajemos. Si bien Google se dedica a la búsqueda por Internet, Microsoft la ha centrado más a la búsqueda de contenidos en el propio equipo, gestionar calendarios entre el asistente y el usuario… Y utilizan incluso Minecraft para la mejora de su propia IA: ¡todo vale para recopilar datos! Todo resumido en una frase que define su estrategia:

La conversación como plataforma – Estrategia de Microsoft


 Como elemento que lo distingue del resto, destaca la libreta del asistente, ese lugar donde el usuario puede encontrar todo lo que el sistema ha guardado sobre nosotros, permitiéndonos modificarlo para mejorar el sistema o eliminar información que no queremos que quede registrada.

Y para no quedarse sólo ahí, dicha tecnología es compatible con dispositivos Android e iOS, por lo que la competencia está servida.

Pero no todo es Cortana, pues hay otros proyectos como Oxford, el cual pretende poder reconocer expresiones en imágenes, tales como la ira, el desprecio, la felicidad o la sorpresa.

Pero hay otros curiosos proyectos como chatbot Tay, dirigido especialmente al público joven, el cual utilizaba la información de las redes sociales. Sin embargo, tuvo que ser desactivado dado que la información que recopiló derivó en un bot racista


Esto no es más que un ejemplo de que las empresas ponen un gran interés, pero que aún queda camino por recorrer. Sin embargo, estos proyectos que resultan “fallidos” en parte, son en muchas ocasiones un gran paso para saber por dónde la compañía debe corregir sus errores.

Facebook: Facebook M y sus bots



Le toca el turno a Facebook, la cual parece haber apostado muy fuerte por los bots y su integración en Facebook Messenger:


Y todo esto tenía que evolucionar, como era de esperar, en un asistente, concretamente en el asistente Facebook M, el cual se distingue de los anteriores fundamentalmente en que éste no funciona por voz, sino por texto escrito. Este asistente servirá para hacer reservas online, realizar compras y un sinfín de posibilidades.


Facebook en este caso ha apostado por entrenar al asistente con entrenadores humanos de verdad, lo que se conoce como computación humana, para poder así convertirlo en un asistente lo más natural posible. Pero no quedarán ahí pues siguen investigando en temas como el reconocimiento en imágenes, para poder ayudar a los invidentes.

Amazon: Apostando por la integración con Alexa y Echo



Pero no sólo estas compañías iban a tener asistentes. Y es que otras, como Amazon (la empresa líder del comercio electrónico) también tienen a su asistente Alexa, el cual vino acompañado de la mano de Amazon Echo, el dispositivo que nos permitía realizar diferentes funciones, el cual llegó a provocar que reconocidos como Steve Wozniak pensaran que éste podría ser la siguiente gran plataforma online.


Su capacidad de reconocimiento de voz está basada en los servicios web de Amazon y la adquisición de Ivona, especialistas en reconocimiento de voz, empresa cuyo conocimiento también fue utilizado en otros productos como el Kindle Fire.

Amazon además ha querido llegar más allá, permitiendo que cualquiera pudiera montar un sistema similar con una Raspberry Pi 2 y un micrófono USB, estando el código disponible para cualquier desarrollador.

IBM: el gran tapado proyecto Watson



Otras empresas que quizá no esperaríamos también han realizado una importante inversión en la IA, como es el caso de IBM, a través de su proyecto Watson, el cual pretende desarrollar aplicaciones cognitivas para poder implementar un asistente que aplique un razonamiento y además lo exponga. Además, utiliza el aprendizaje para ir mejorando sus respuestas en base a cada iteración.

Además, IBM permite que las startups utilicen su tecnología para así aprender juntas, organizando por ejemplo competiciones entre startups u otro tipo de eventos que permiten fomentar esta competencia y así permitir evolucionar su propia tecnología.

De ahí surgen ejemplos como Chef Watson, un proyecto que ha leído y estudiado más de 10.000 recetas, con 300 tipos de platos y más de 200 ingredientes para así ser un experto en cocina digno de envidiar.

Estos resultados han llevado a importantes empresas como CaixaBank o Repsol se hayan decidido a apostar por dicha tecnología, ofreciéndola ya en algunos de sus productos para mejorar su negocio.

El futuro pasará por la Inteligencia Artificial


Aparte de todas estas importantes empresas, existen reconocidas personas que apuestan fuertemente por esta evolución hacia la IA, como es Elon Musk, innovador con PayPal y Tesla, que ve que el futuro no sólo pasa por la IA, sino también por su estandarización. Para ello apuesta por OpenAI, un proyecto que tiene como objetivo unificar todos los desarrollos de inteligencia artificial en uno único, libre y abierto, que sea desarrollado sin las restricciones de generar un producto comercial.


Pero sea como fuera, el futuro pasa por la IA, pues la sociedad ha llegado a un punto donde el Big Data se encuentra en una fase de madurez más que aceptable como para empezar a recolectar en forma de IA los resultados que éste nos ha dado.

Fuente:ElAndroideLibre

top