Un antiguo texto egipcio, recién descifrado, aporta datos hasta hoy absolutamente desconocidos sobre la crucifixión de Jesús, el sorprendente rol de Poncio Pilato y el accionar de Judas.



Se trata de un texto escrito en copto, en donde se destaca que Poncio Pilato, el encargado de autorizar la crucifixión de Jesús, sorprendentemente ofreció sacrificar a su propio hijo en lugar del mesías.
Además, explica que Judas debió besar a Jesús para poder identificarlo, al momento de su traición, porque éste cambiaba de apariencia a voluntad, y que sucedió un martes por la noche, en lugar del jueves, como sostiene la línea del tiempo pascual.


Sobre los hechos descritos en el texto, el experto Roelof van den Broek, de la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos, aclara que no necesariamente ocurrieron, sino que algunas personas han creído en ellos, durante aquellos tiempos.

De cualquier modo, las revelaciones son absolutamente sorprendentes, especialmente las referidas a Pilato, que ofreció a su hijo para salvar a Jesús: “Pilato preparó una mesa y comía con Jesús. Jesús bendijo a Pilato y toda su casa”, dice el texto.

Más tarde, Pilato dice a Jesús: “Pues bien, he aquí, la noche ha llegado, levántate y retírate, y cuando llegue la mañana y me acusen por ti, les daré el único hijo que tengo para que lo puedan matar en tu lugar”.
Entonces, Jesús lo consuela: “Oh, Pilato, has demostrado ser merecedor de una gran gracia, ya que has demostrado una buena disposición para mí”. Es destacable que, para coptos y la iglesia etíope, Pilato es un santo.

Fuente:TuHistory


top