La idea de que una persona pueda estallar en llamas es relativamente antigua. A lo largo de la historia se conocen historias sobre personas que tenían la capacidad de controlar el fuego o simplemente actuar como una “chispa humana” para el elemento radical. Este fenómeno es técnicamente conocido como combustión espontánea humana, que es la incineración de un cuerpo humano vivo sin ninguna fuente de ignición externa. Aunque existen una gran cantidad de hipótesis sobre la posible causa de este extraño fenómeno, la comunidad científica no ha sido capaz de descubrir su origen, siendo en la actualidad en verdadero misterio.



En los últimos 300 años se conocen más de 200 casos registrados de combustión espontánea humana en todo el mundo, y uno de los últimos casos es el de un niño de dos años y medio en Tamil Nadu, India, y que ha llegado a incendiarse hasta cuatro veces desde que nació.

El sorprendente caso del pequeño Rahul

Rahul tenía nueve días de edad cuando se “incendio” por primera vez, en presencia de su madre Rajeshwari que observaba con incredulidad lo que le estaba sucediendo al pequeño, ya que no había ninguna fuente de incendio cerca. Ella lo llevó a la Facultad de Medicina Viluppuram, donde después de tratarlo y realizar una investigación por abusos, el bebé fue dado de alta tres días después. Después de volver a casa, volvió a sufrir quemaduras de nuevo. Fue entonces cuando los médicos procedieron a realizarle una serie de pruebas, incluyendo el sudor, la orina y la sangre para determinar la causa de los “incendios” y averiguar si su cuerpo contenía algún tipo de sustancia inflamable. Según los medios de comunicación locales, los médicos descartaron la posibilidad de los malos tratos por parte de los padres.

“Los médicos dicen que es un niño sano y sus órganos están bien. La última vez que se encendió fue hace un par de semanas, y esa vez fue de la cabeza a los pies”, dijo Rajeshwari, la madre del pequeño Rahul.

El pediatra que está tratando a Rahul, el Dr. Narayana Babu, dijo que el bebé parece emitir algún tipo de gas altamente combustible a través de los poros de su piel, lo que hizo prender el fuego, aunque no están del todo seguros. “Aún no hemos identificado el gas, es muy extraño”, dijo el Dr. Babu. Además continuó explicando a los medios de comunicación:

“El cuerpo se quema espontáneamente debido a los gases combustibles que emiten desde el cuerpo del paciente, sin ninguna fuente externa de ignición. La ropa y otros objetos cercanos que sean inflamables pueden prenderse rápidamente con el fuego. Un episodio puede o no puede volver a ocurrir. Es como cualquier otra lesión por quemaduras, con la posibilidad de cicatrices e infecciones secundarias. También se espera que la cirugía plástica ayude. Los familiares o los padres tienen que estar siempre atentos al bebé. Cerillas, galletas o cualquier cosa que pueda incendiarse no deben estar cerca de él”, agregó.

El caso ha sorprendido a todos los médicos de la zona. Como hemos comentado anteriormente, existen muchas teorías acerca de este fenómeno muy poco entendido, que van desde un alto contenido de acetona en el cuerpo a lo paranormal. El extraño fenómeno ha aterrado a los vecinos, quienes creen que el niño pueda estar está poseído por el diablo.

Pero dejando las teorías a un lado, los expertos de la Facultad de Medicina Viluppuram han afirmado que esta no es la primera vez que sucede un caso parecido. Hace más de 20 años, un hombre de 23 años de edad sufría de este mismo fenómeno, aunque los médicos que lo atendieron no tenían la suficiente información, teniéndolo que tratar como quemaduras normales. Por su parte el Dr. Kalpesh Gajiwala, especialista en quemaduras en el Hospital Tata Memorial en Bombay, dijo que era sorprendente lo que le estaba ocurriendo a Rahul, que según explicó, pueda tratarse de algún tipo de bacteria, tal como los microorganismos metanogénicos, que cuando están en el intestino convierten la comida en metano, que es una sustancia combustible, aunque esta teoría no se pueda llegar a probar.



¿Qué es la combustión espontánea humana?

La combustión espontánea humana es un extraño fenómeno en la que un cuerpo se prende con fuego sin ninguna fuente externa. Según los registros históricos, el primer caso registrado de combustión espontánea humana se remonta a 1641. Pero no fue gracias al popular escritor Charles Dickens en el Siglo XIX quien dio a conocer públicamente este fenómeno por medio de una de sus obras.

A lo largo del tiempo, este extraño fenómeno ha sido de gran controversia tanto para la comunidad científica como para los propios parapsicólogos. Pero como siempre la ciencia no cree en la teoría de la combustión espontánea humana, con el argumento de que el cuerpo humano está compuesto principalmente de agua y que hay posibilidades remotas de que un individuo pueda llagar a incendiarse a pesar de la presencia de tejido graso y de gas metano. Pero para los más creyentes en este fenómeno, el identificador de clave de la combustión humana espontánea es que no se forma por ninguna fuente de ignición externa. Al parecer, estos selectos grupos de personas son “atrapadas por las llamas” sin motivo aparentemente o sin una fuente de calor externa, mientras que su entorno (e incluso en algunos casos especiales, sus ropas) permanecen prácticamente sin tocar por el fuego. Se supone que las víctimas de la combustión espontánea humana se prenden fuego a través de una reacción química interna que hace que se calienten desde dentro hacia fuera, casi como si se tratara del calentamiento de los alimentos en un horno de microondas.


¿Pero existe realmente la combustión humana espontánea?

Lo hemos visto en las noticias: Personas que prenden en llamas sin razón aparente y tanto la ciencia como el público, están escépticos acerca del este fenómeno conocido como combustión humana espontánea.

Los casos de combustión humana espontánea se han presentando tanto en personas vivas, que consiguen recuperarse, como también en aquellos que fallecieron por estas llamas que, aparentemente, no tienen origen externo. Los casos conocidos son pocos, tanto en niños como adultos, y la ciencia busca explicaciones para determinar si se trata de un fenómeno real o provocado por el hombre.

Por combustión espontánea se entienden los casos de un objeto que, sin razón aparente, aumenta su temperatura rápidamente de forma interna, para posteriormente producir la ignición, transformando ese calor extremo en llamas.

Cuando afecta a una persona se le conoce como combustión humana espontánea. Si bien los científicos no han logrado comprobar un 100% la validez de este fenómeno, si existen algunas hipótesis acerca de su origen.

Los cuerpos que, aparentemente, prendieron mediante combustión humana espontánea, presentan ciertas características que no se dan en otros organismo que ardieron por causas externas.

El cuerpo se quema por completo, mientras que objetos cercanos permanecen intactos.
La combustión ocurre en varias partes del cuerpo a la vez, con fuentes que no están conectadas entre si, sin un punto de origen claro.
La combustión suele partir por el torso, con puntos de ignición en las extremidades inferiores.
La combustión humana espontánea comienza cuando el individuo está vivo y continúa después de su muerte, sin señales de intentos de defensa al tratar de apagar el fuego.

Cuáles son las causas de la combustión humana espontánea

Como su origen o existencia no están validadas científicamente, las causas de este fenómeno son sólo hipótesis que pretenden hacer de estos extraños casos algo racional.

Entre las posibles causas de la combustión humana espontánea, están:

Una pequeña fuente externa quema la piel, sacando una capa y ardiendo al usar la grasa subcutánea como combustible.
La cetosis, que se produce cuando el cuerpo no tiene carbohidratos para quemar, libera acetona, que es altamente inflamable, por más pequeña que sea la fuente.
La rápida subida de temperatura de líquidos del cuerpo, unida a los gases intestinales, provocan que el cuerpo encienda ante fuentes muy básicas como cera o cenizas de cigarrillo.
Si bien la ciencia propone posibles causas, no se ha podido explicar, por ejemplo, como todo el cuerpo puede terminar en cenizas, incluyendo los huesos que requieren una temperatura altísima para ello, que incluso no se alcanza en los crematorios.

La combustión humana espontánea seguirá siendo un misterio, mientras se examinan detenidamente los casos en donde las llamas que envuelven el cuerpo no tienen origen explicable.

¿Habías escuchado hablar de la combustión humana espontánea? ¿Conoces algún caso?


batanga . mundo esoterico

top