El sismo de magnitud 5.2 con epicentro en Borrego Springs registrado la madrugada del viernes fue provocado por la falla de San Jacinto, una de las más peligrosas que de acuerdo con los expertos podría desencadenar un terremoto devastador, el temido “Big One”.


En el sur de California hay alrededor de 300 fallas geológicas, pero son cuatro las que ponen a temblar no sólo a la tierra. Se trata de las fallas de San Andrés, San Jacinto, Imperial y Elsinore, las cuales han provocado más de la mitad de los terremotos de mayor intensidad que han ocurrido en el sur de California y las cuales se concentran en una región que los científicos han denominado como “el gran recodo”.

Esa región es donde la falla de San Andrés hace una curva y el movimiento de las placas tectónicas del Pacífico y de Norte América han chocado durante millones de años para formar las montañas de San Bernardino, San Gabriel y Santa Ynez.
El sismo de 5.2 de Borrego Springs y sus ocho réplicas con intensidad de 2.6 a 3.8 que estremecieron el sur de California entre la 1:04 a.m. y las 4:14 a.m. del viernes 10 de junio, ocurrieron en la falla de San Joaquín, la cual se extiende hacia “el gran recodo”.
La amenaza de 1290 kilómetros
Para Thomas Jordan, del Centro Sísmico del Sur de California (SCEC), la falla de San Andrés está “cargada y lista para temblar”, principalmente en ese sector donde por más de un siglo ha acumulado energía. Un reciente estudio de la Universidad Estatal de California en Northridge (CSUN), a cargo del geólogo Julián Lozo, advierte que la falla de San Joaquín pudiera desencadenar un sismo de gran magnitud.
Ese gran terremoto del que habla el geólogo es el temido “Big One”, el cual sería más devastador si la falla de San Andrés se conecta con la de San Jacinto, como se supone ocurrió hace 204 años.
La magnitud de 7.5 que alcanzó el terremoto del 8 de diciembre de 1812 fue por la ruptura de la falla de San Joaquín que se extendió a la de San Andrés, según el estudio de CSUN.
La falla de San Joaquín se extiende por 210 kilómetros, desde San Bernardino hasta la frontera con Mexicali y atraviesa por zonas residenciales como Colton, Moreno Valley, Redlands, Loma Linda, Hemet, San Jacinto, Riverside, Rialto y Fontana. La falla de San Andrés es de 1290 kilómetros y atraviesa casi todo el estado.

Una de las grandes preocupaciones en caso de un terremoto de gran magnitud es la ciudad de San Bernardino, con una población de 215,000 habitantes, la cual cuenta con uno de los niveles más altos de pobreza de las zonas urbanas del país y edificios vulnerables.
Un informe del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) advierte que un sismo de magnitud 7.8 con origen en la región sur de la falla de San Andrés causaría más de 1,800 muertes, 50,000 heridos y 200,000 millones de dólares en daños.
Entre 1981 y 2003 la Red Sísmica del Sur de California (un sistema de receptores GPS que operan conjuntamente por USGS y CalTech) registró en el sur de California alrededor de 360,000 temblores de 1 a 4 en magnitud, y otros 1,600 de mayor intensidad.
Los 10 mayores terremotos en el sur de California desde 1933
  • 18 de mayo de 1940, Valle Imperial: 6.9
  • 21 de octubre de 2942, Montañas Fish Creek: 6.6
  • 21 de julio de 1952, Condado de Kern: 7.5
  • 9 de abril de 1968, Montaña Borrego: 6.5
  • 9 de febrero de 1971, San Fernando: 6.6
  • 24 de noviembre de 1987, Superstition Hill: 6.6
  • 28 de junio de 1992, Landers: 7.3
  • 17 de enero de 1994, Northridge: 6.7
  • 16 de octubre de 1999, Hector Mine: 7.1
  • 22 de diciembre de 2003, San Simeon: 6.5
(Fuente: univision.com)
top